Tomar tiempo para ti mismo fuera del trabajo

Hora

¡Buenos días a todos!

La semana pasada, hablé con un amigo que tiene la distinción de querer siempre cambiar de trabajo. Durante un mes, ella prueba algo, luego finalmente va a la formación para un comercio opuesto, luego deja todo y se encuentra a sí misma un pequeño trabajo que dura unas semanas, etc. Ella ha estado siguiendo este estilo de vida durante tres años y está empezando a cansarse seriamente. A medida que avanza la conversación, nos dimos cuenta de que para ella, su día terminó cuando dejó el trabajo. Y ese era el problema. Luego había renunciado gradualmente a todas sus actividades personales (cerámica, danza…) y había zapped – voluntariamente o no – todos los pequeños placeres que no podía hacer sin antes y que elevaban tanto su espíritu. Paradójicamente a su inestable vida profesional (porque ella decide), murió de miedo al hablar de impermanencia y no puede relajarse y disfrutar fuera o en su vida profesional.

¿Cuáles son las lecciones aprendidas de esas experiencias y análisis?

El mundo es impermanente

Cualquier cosa puede pasar. Todo puede cambiar, de la noche a la mañana. Ya sea que tengas un trabajo, considerado "precario" o no, todo puede dejarlo ir, o por el contrario durar. Nadie lo sabe, nunca se puede estar seguro. Aceptar esta impermanencia te permite quitarte una pesada carga de estrés y aprender a prestar más atención al momento presente. Si nos centramos en el momento presente, sin duda cogeremos las señales de advertencia de un posible final de nuestro trabajo.

Tomemos el tiempo para enriquecernos con cada minuto de nuestro tiempo. Apreciar lo que hacemos en el trabajo promueve la buena autoestima: "Hago algo importante". No siempre es el trabajo que es malo o que no nos conviene. Cambiarlo constantemente no resolverá todas nuestras preocupaciones; sólo huiremos de una actividad a la que se culpa cuando no siempre es la causa de nuestro mal. "Ninguna actividad es inherentemente interesante o poco interesante: todo depende del interés que tengamos en ella". Tenemos que aprender a cortar el cordón con nuestras vidas profesionales de vez en cuando y volver a enfocarnos en nuestro ser ante todo.

¡No dije que fuera fácil! La cultura occidental da mucha importancia a nuestra profesión, nuestro éxito, incluso nuestros ingresos. Y sin embargo, no somos nuestro trabajo. Somos seres humanos, con diferentes culturas, valores, pasatiempos y debemos cultivar esto para florecer.

Por supuesto, si su entorno de trabajo está ansioso, no socave su salud y cambie si puede hacerlo! Pero no culpes a tu trabajo si el verdadero problema no es disfrutar de tu tiempo personal. Tenemos que hacer esta o esa tarea por nuestro trabajo, y sentir que tenemos que hacerlo, por eso es la primera que culpamos. Y sin embargo, nada nos impide tomar tiempo para nosotros fuera de él! Organice para hacer actividades que disfrute fuera del trabajo, y vea si su perspectiva sobre su trabajo está cambiando.

Tomar tiempo para ti mismo

Hora

En el trabajo y en casa, somos le.la mismo. ¿Por qué nuestro día debería limitarse a nuestras horas de trabajo? Tomemos tiempo para nosotros antes y después de nuestras horas de trabajo.
Para que funcione sin problemas, podemos empezar caminando al trabajo o en bicicleta, por ejemplo, o al menos la mitad del viaje cambiando de medio de transporte (si es posible). Esto nos permitirá disfrutar de la naturaleza, del viento fresco de la mañana, de admirar la arquitectura que nos rodea, de sacudir nuestra vida cotidiana…
También podemos tomarnos el tiempo (5minutos) para organizar nuestra jornada laboral con el fin de adoptar un punto de vista global. Una vez que todas nuestras tareas se han completado y nuestro día "profesional" ha terminado, podemos centrarnos en nuestra vida "personal" y divertirnos: leer un libro, ver una película, ir al cine, al teatro, tomarse el tiempo para escuchar nuestra canción favorita, ver a amigos / familiares que nos están haciendo bien …
Los fines de semana o fuera del país, podemos participar en actividades que requieren un poco más de organización: tomar baile, canto, yoga, meditación, cerámica, pintura, dibujo, clases de voluntariado…

Es muy importante tomar tiempo para usted y no pasar por las tareas que tenemos que realizar. Cambiemos la forma en que vemos las cosas y disfrutamos del momento, apreciamos y amamos lo que hacemos: ¡nuestra autoestima aumentará y la vida será más dulce!

No puedes parar las olas, pero puedes aprender a surfear. Jon Kabat-Zinn.

Surf

Nos vemos luego

Céline.

A lire aussi