Entender el dolor y dejarlo ir

Sufrimiento

Sólo sufrimos por unos momentos, pero nuestros pensamientos tienen el poder de hacer que el dolor dure para siempre. 

Sufrimos más en nuestra imaginación que en la realidad.

"Excepto el sufrimiento físico, todo es imaginario" Jacques Chardonne.

"Sufrir es un buen maestro" Eric Neuhoff.

El dolor dura sólo mucho tiempo (más o menos largo, de hecho…). Bastante tranquilizador cuando quieres seguir adelante rápidamente. Más bien deprimente si nuestro cerebro nos juega trucos… Y hace que nuestro dolor dure más de lo necesario. Le sugiero que eche un vistazo al dolor (mental) que nos permitirá entenderlo y aceptar que sólo dura un tiempo, no importa lo que digan.

Ojo

Los beneficios del dolor

"Los beneficios del dolor, ¿qué? ¡Pero no soy un maso!" Pero no, pero no, todo dulce. El dolor (mental) tiene sus beneficios, al igual que nuestros errores son importantes porque nos enseñan.

Cuando sufrimos, tratamos a toda costa de desvincularnos de este dolor. Desagradable, pesado y lejos de ser efímeros, el dolor es perturbador y, sin embargo, nos empuja a avanzar.
Cuando nos sentimos mal, buscamos maneras de mejorar.
"Ah, bueno no, yo no… Soy más una persona que me deja perecer sola…
"Y usted dice que no es un maso?"
– Uh…"
Sí. Queremos eliminar el dolor de nuestras vidas cuando alcanza el pico de lo insoportable. Vamos a una misión de comando:
Hacemos docenas de llamadas a nuestros amigos,
Organizamos fiestas para que te sientas menos solo,
"Salimos de nuestra cueva melancólica,
Buscamos que alguien venga a nuestro rescate,
Nos embarcamos en proyectos que pensábamos antes, sin atrevernos nunca a hacerlo,
Probamos nuestra mano en la pintura,
Estamos profundizando nuestra música, cine,
Dejamos que nuestra creatividad vague (que es un buen remedio para desconectar un poco de la realidad),
Nos unimos a asociaciones,
Nos ofrecemos como voluntarios…
En resumen: cuando sufrimos y queremos escapar del dolor, no hay nada como encontrar una actividad que nos haga desconectar de nuestro sufrimiento temporalmente. Poco a poco, el dolor se desvanece… Naturalmente.

El sufrimiento nos permite entendernos.

Estás herido y no entiendes por qué. Es hora de hacer un chequeo psicópata rápido, ¿no crees? Busca el porqué de cómo este sufrimiento, cavar, no tengas miedo. Una vez que el núcleo del dolor se encuentra en usted, usted será más capaz de entenderse a sí mismo en los momentos en que va a ser raplapla y usted saldrá de su cueva melancólica más rápidamente! Escapar del dolor está bien, pero sólo después de entenderlo. De lo contrario, será condenado a sufrir mucho más a menudo. El sufrimiento es el resultado de un encuentro con un evento externo incontrolable y su interior. No puedes controlar eventos externos, pero puedes controlar tu interior y conocerte al alcance de tu mano. Y cuanto más se conocen, más le das a tu ser la libertad de reaccionar más que por el sufrimiento.

El sufrimiento desarrolla empatía.

¿No es una persona que ha sufrido/sufrido las mismas dolencias que usted más le entiende? A medida que sufres, tu cerebro registra la causa del dolor y la intensidad del dolor que sientes. Cuando entras en contacto con alguien que sufre de las mismas dolencias que tú, la empatía natural desarrollada como resultado de tu sufrimiento puede ayudar.

El dolor tiene sus beneficios, por supuesto. Pero también tiene sus fechorías. "No, no bromeo?"

Manzanas

Dolor y sus fechorías

El dolor puede impedir que avancemos, separarnos, recaer sobre nosotros mismos.

El dolor puede ser traumático, y encerrarnos en nuestro impulso. El rechazo de los demás, la negativa, la total falta de control que tenemos ante esta o a esa situación, las causas del dolor son infinitas y difieren para cada uno de nosotros. Es necesario entender la causa del dolor para liberarse de él. Una vez libre, podremos decidir si queremos o no sufrir por esto o a eso. Debemos lograr la independencia del dolor. Tenemos que entender que es posible deshacerse de él. Debemos entender que el sufrimiento no es la única reacción a un acontecimiento difícil.

Dolor: acepta dejarla ir.

Digamos lo que digamos, aceptar que el dolor puede desaparecer es difícil. Cuando sufrimos durante mucho tiempo, el dolor se convirtió en una especie de hábito, un hilo conductor, nuestra excusa para todos los ataques: "Estoy de mal humor porque sufro" "No saldré porque estoy sufriendo" "Soy malo porque estoy sufriendo"…
Aceptar que el dolor puede ir es aceptar un nuevo camino. Es aceptar tener que avanzar por nuestra cuenta sin las excusas que eran tan cómodas para nosotros antes. Es aceptar la felicidad, que puede cesar de un minuto a otro, y que es tan incontrolable como el viento.

Aceptar dejar ir el dolor es aceptar estar libre de nuestras opciones y estados de ánimo, pensamientos y el peso de las bolsas en tu espalda.

Comprende el núcleo de tu dolor y luego deja que te desprendas de él. ¡Libérate!

Nos vemos luego
Céline

Sufrimiento

A lire aussi