Consejos para la empatía

empath1"Sé exactamente cómo te sientes"

Las empatías, también llamadas esponjas, son personas muy sensibles que absorben las emociones de quienes las rodean. Como empatía, sé lo agradable que es compartir la alegría o la euforia de una persona sentada a mi lado, pero también lo doloroso que es absorber la profunda tristeza o ira de un individuo.

Así que decidí dar algunas técnicas a mis queridos amigos, con el fin de hacer sus vidas de esponja más suaves y sus estados de ánimo más estables!

¿Te conoces a ti mismo

empath4

Temet Nosce – conócelo – grabado en la entrada del templo de Delfos, nos da una llave muy preciosa. Esta palabra clave sócrática asigna al hombre el deber de tomar conciencia de su propia medida sin tratar de competir con los dioses. Platón, por otro lado, define a Temet Nosce como la salud de la mente, nuestra capacidad de distinguir lo que sabemos de lo que no sabemos.

Quiero que te conozcas a ti mismo, es decir, que conozcas y entiendas tus límites, que sepas cuánto tiempo y cuánto puedes absorber esta o esa emoción, para asegurarte de que no te agotes. Piense en su medidor de emociones como un pozo: si está demasiado lleno, se desbordará. Si está demasiado vacío, se secará. Tienes que encontrar el equilibrio adecuado: no te seques: mantén tu fuerza. No te ahogues en una corriente de emociones inestables e incontrolables: controlate.

Conocer tus límites significa saber decir no a las emociones negativas cuando son demasiado intensas, y saber dónde encontrar emociones positivas y cómo absorberlas cuando experimentas una cierta sensación de bienestar. Esta tarea es la primera que se hace para sentirse bien contigo mismo, pero no es la más fácil. Tienes que aprender a decir no a las personas tóxicas, a protegerte, a interactuar en una multitud eligiendo a las personas adecuadas a tu lado para ayudarte y- tal vez, frustrarte.

Haga balance de sus emociones al principio y al final del día

empath2

Cuando te despiertes, analiza tus emociones. ¿Estás heureux.se? ¿Estás triste? ¿Estás cansado, motivado, eufórico, melancólico? Si las emociones son positivas y te impulsan, bingo, ¡no tienes nada que hacer! Si, por el contrario, pudren tus espíritus, tómate unos minutos para meditar y ajustar tu estado de ánimo. Una música alegre, un buen desayuno, un bonito atuendo en el que te sientas deslumbrante. Concéntrate todo el día para mantener tu ánimo por encima de cero y automotivarte. ¡La vida es demasiado corta para ser pisoteada por las emociones que se están metiendo con nosotros!

Al final del día (antes de la cena, para evitar el blues antes de dormir), haga un balance de sus emociones de nuevo. ¿Cómo te sientes ahora? ¿Hay alguna relación con alguien con quien conociste, hablado y visto ese día? Haz la parte y des hazte de las emociones que no son tuyas.
Por ejemplo: una amiga te llamó para contarte sobre sus problemas amorosos y desde entonces te sientes triste. Inmediatamente borre ese sentimiento en usted, entienda que este es su problema y no el suyo. Es bastante duro visto así, pero no puedes llevar todo el peso del mundo sobre ti. La has escuchado, seguramente la has apoyado, incluso has llevado su bolsa de tristeza todo el día. Es hora de deshacerse de él.

Construir una hermosa burbuja sólida

Burbuja

He hablado de esta pequeña burbuja antes. Hagamos un punto rápido: después de limpiar tus emociones negativas de tu corazón, tómate unos minutos para construir una burbuja a tu alrededor (¡usando tu imaginación, tu mente, tus manos, lo que sea!). Esta burbuja es un escudo de energía. Concentra toda la fuerza positiva en ti en este escudo y asegúrate de que no haya ángulo de ataque, ni fugas, ni agujeros. De esta manera, las energías negativas de los demás te llegarán mucho menos de lo habitual.

Participe… Pero una cosa a la vez

Peso

Las empatías están demasiado invertidas y en todas partes. Un anuncio que muestra la pobreza o la guerra te afecta, te rebela. Una discusión en la calle te pone en el blues. Estás preocupado por un mal colega. Eso está bien, tienes un buen corazón, pero hay una trampa: toda la atención que le das a estas preocupaciones (¡que NO son tuyas!) causan pensamientos parásitos que bloquean las tuyas y difuminan tus necesidades reales. Así que aquí hay un poco de charla, pero no te preocupes, entenderás: sé egoísta, pero participa.

Permítanme explicarles: ser egoísta, pensar en ti mismo y no invertir demasiado en la vida de los demás, o en lo que puedan sentir. ¿Una discusión en la calle? Si no se vuelve amargo (de lo contrario, obviamente tienes que pedir ayuda), obligarte a dejar de pensar en ello. O al menos para ser neutral. Después de todo, ni siquiera conoces la historia de esta disputa, así que ¿qué derecho podrías juzgar? Ayudas a alguien necesitado, está bien, pero tampoco lo pienses en ello toda la semana. Una vez que tengas tu licenciatura. logrado, separarse: es vital.
Al mismo tiempo, encuentra un entorno en el que quieras invertirte, una causa por la que quieras luchar. Las empatías están llenas de buena voluntad y a menudo defienden a la viuda y a la huérfana. Encuentra una asociación, una organización que te conecte e invierta en ella. Esto te permitirá regular tu empatía, tener horarios bien definidos en los que estarás plenamente dentro y te enseñará a diferenciar los momentos en los que debes encontrarte solo.

No te sobrecargues, ve con calma al principio. Vea si este último ejercicio es bueno para usted, y si su mayor empatía ha sido mejor bajo control desde su inversión.

Espero que estos consejos te hayan ayudado a desgastarte menos y, lo más importante, a regular tu empatía.
Cuídate

Céline.

"El egoísmo inteligente llevaría al hombre a las virtudes más elevadas."
Alfred Capus.

A lire aussi