Año 2016

2016-

El año en 9

Tierra

Sí. Este año es hermoso y bien situado bajo el signo del místico y consciente número 9. Símbolo de conocimiento, espiritual y compasión, el nuevo nos empuja a tener una reflexión seria sobre el sentido de la vida, a redefinir nuestras prioridades y a asumir nuestros valores.

El año 2016 abre una nueva dimensión a nuestra existencia. "Ser auténtico y desinteresado" es nuestro mantra. No hay más espacio para falsas pretensiones, y hay que decir que, en cualquier caso, ni siquiera queríamos.
El nuevo nos ayuda a darnos cuenta de que el mundo debe ser más equitativo y que todos llevamos la fuerza en nosotros para contribuir a este gran proyecto. Sentimos que crecemos psíquicamente, nos damos cuenta de que somos "capaces de", queremos dar de nosotros mismos por los demás.

Es hora de la transformación final y bien preparada. Sabemos lo que queremos, sabemos lo que ya no queremos. Nuestros objetivos son cada vez más claros y nuestros sentidos se agudizan. ¡La fuerza está en todos nosotros!

amp; No olvides que los 9 terminan todo lo que se inició con las cifras anteriores… Después de este año, el bucle se cerrará y comenzaremos uno nuevo.

El espíritu divino

Visión

El año 2016 lleva consigo la energía del idealismo profundo y la compasión sin límites. Los valores espirituales adormecemos el año de los 9. Finalmente estamos listos para pasar todo nuestro tiempo realizando nuestros sueños utópicos: el dinero pierde su valor, el tiempo se toma lo suficiente y la energía en el aire es profundamente positiva. Es dando que estamos satisfechos. Los placeres primarios se vuelven secundarios. Nos preguntamos, ¿por qué? ¿Cómo lo haces?" Mejoramos, nos liberamos, nos abrimos.

Nuestra intuición está muy desarrollada y nuestra atracción por lo espiritual crece día a día. Nos damos cuenta de las necesidades de nuestra mente y de las maravillas que nos rodean.

Ver a lo grande

Feliz

Nos centramos menos en los pequeños detalles sin importancia. Este año vemos amplia, lejos, genial. Abrimos nuestras mentes, dejamos ir los prejuicios. Ya no tenemos tiempo para dedicar a comportamientos viles e innecesarios. Nos volvemos imaginativos, creativos, nos sentimos capaces de revelar el potencial de nuestro entorno.

¡Ten cuidado, porque esta forma de pensar es de doble filo! Apenas aceptamos las imperfecciones de este mundo y de nosotros mismos. Sería muy fácil permanecer en la negación. Además, esta necesidad de ver a lo grande puede empujarnos a no dejar nunca desapercieron nuestros esfuerzos y a seguir realizando nuestras mayores creaciones, aunque ya no nos escuchemos a nosotros mismos.
Es necesario encontrar el equilibrio adecuado y aceptar los límites naturales, así como los de los demás, mientras muerde la vida al máximo. 2016 nos invita a encontrar el equilibrio.

Entusiasmo y sacrificio

Compasión

Este año, estaremos felices de contribuir a nuestra propia felicidad, así como la de los demás, y finalmente aceptamos la necesidad de sacrificio.
Los 9 nos invitan a compartir, a sacrificarnos con un propósito mayor y, sobre todo, nos lleva a no esperar nada a cambio.

Cuanto más entreguemos de la generosidad, más recibiremos. Las lecciones que hemos aprendido en los últimos años serán útiles en 2016. Somos verdaderos, honestos y rectos. Una fuerza positiva nos pone en la montaña de la felicidad y nuestro altruismo nos impulsa a la cima.

Armonía, naturaleza y amor

Hurra

El que no está en armonía consigo mismo y el que está demasiado centrado en sí mismo estará en las llamas de 2016. Es fácil culpar a los demás por tus problemas, ser malo o antiestético, pero ese no es el espíritu de 2016. Es necesario aceptar la personalidad y hacer con ella dando lo mejor de nosotros mismos. Recuerda que cada defecto está asociado con una calidad, es viceversa… Convierte las cosas en tu beneficio y en beneficio de los demás también.

La clave es ser honesto contigo mismo y encontrar tu propio equilibrio. El año del 9 nos ofrece la oportunidad de amar sin contar, de entendernos mejor y de desarrollarnos plenamente.

Céline

A lire aussi